diumenge, 12 de febrer de 2012

PERMUTES

Este diumenge se m'està escapant entre els dits efímerament, lleuger. Si aguanta sòlid és subjecte a les línies de dos llibres que han sembrat el terror en les altres rutines dominicals de costum.

Hui, en el menú del dia, tan sols hi han hagut lectures.

La niña seguía vibrátilmente el hilo de las palabras, ya enrojeciendo, ya acelerando el oscilar de la mecedora, ya deteniéndola, ya soltando una risa frágil, ya exhibiendo de nuevo con cándida impudicia la perfección de su perfil.

El transcurso de la noche intensificava el peso de la intimidad.


Tiempo de Silencio, Luís Martín-Santos


Però este diumenge se m'ha presentat en casa, sense demanar permís, com un diumenge de permutes. La prosa enlluernadora i opulenta de Tiempo de silencio, ha adquirit a baix preu, quasi gratuïtament, tonalitats líriques de bellesa incontestable.

Conjuro

Bello e invencible es el juicio humano.
Ni barrotes, ni un alambre de púas, ni la destrucción de los libros,
Ni las sentencias de destierro pueden en su contra.
Establece las ideas universales en la lengua
Y nos dirige la mano, así que escribimos en mayúscula
Verdad y Justicia, y en minúscula mentira y agravio.
Por encima de lo que es, eleva lo que devería ser,
Enemigo de la desesperación, amigo de la esperanza.
No conoce judío ni griego, ni esclavo ni señor,
Nos encarga la común administración del mundo.
De un sórdido tumulto de expresiones atormentadas
Salva frases rectas y claras.
Nos dice que todo sigue siendo nuevo bajo el sol,
Abre la mano endurecida de lo que ya ha existido.
Bella y muy joven es Filo-Sofia
Y la poesía, su aliada al servicio del Bien.
Apenas ayer la Naturaleza celebraba su nacimiento,
El eco y el unicornio llevaron la nueva a las montañas.
Famosa será su amistad, su tiempo no tendrá fronteras.
Sus enemigos se han entregado a la destrucción.

Ciudad sin nombre, Czestaw Mitosz

Per la seua banda la poesia metafísica de Czestaw Mitosz ocultava hui entre línies, sobre elles i, inclús, darrere d'elles, una conjura narrativa amb promeses fetes en la millor prosa entaforada, quasi fingida.

I per a rematar el dia, i per no dur la contra, seguirem amb el joc de les permutes ja que se m'ha concedit la llicència per a bescanviar estils, hàbits o costums de diumenge.

Un grup com Pearl Jam, marmessor del grounge, versionant a la icona per excel·lència del rock, Elvis Presley, en una de les seues cançons mes conegudes.

Tal vegada lo de hui siga un avís, tal vegada estic entrant en un temps de permutes, en un cicle de canvis o intercanvis.

Pensant-ho bé, igual no em vindria malament.